fbpx

Cuando se hace marketing digital, antes o después se tiene que que gestionar un ecommerce o al menos plantearte qué puede aportar a tu marca.

El comercio electrónico lleva años en alza y la crisis de 2020 ha acelerado aún más su penetración entre los consumidores.  Es por ello que se tienen que entender muy bien los términos que usan los consumidores para que no haya confusiones.

¡Ahora si veamos qué es ecommerce!

Se le llama  e-commerce o comercio electrónico a la práctica de comprar y vender productos a través de internet. También se llama “ecommerce” a cada tienda online que se dedica a este negocio.

El sector del comercio electrónico ha sido uno de los que más ha crecido en los últimos años, porque ha revolucionado el comercio tradicional ofreciendo un nivel de comodidad y personalización sin precedentes. Por ello, el comercio electrónico se ha convertido en la base del modelo de negocio para muchísimas marcas.

Los tipos que hay

En función al público objetivo, puede ser de varios tipos:

  • Dirigido al consumidor final
  • El que está dirigido a otras empresas.
  • Los negocios de compraventa, es decir productos de segunda mano en los que se encuentran precios muy accesibles.

Los que van de acuerdo al modelo de negocio.

  • La tiendas en línea, cuyos productos son vendidos directamente por internet. Puede estar combinado con los que tienen tiendas físicas.
  • El marketplace. Es una macrotienda que tiene concentrados a muchos vendedores. Amazón es el gigante de este tipo de negocios. Pero cada día surgen más.
  • Dropshipping. En vez de gestionar su propio inventario, en este caso el vendedor se limita a mostrar y promocionar los productos y es un tercero el que se encarga de hacer los envíos.
  • En marketing digital, el modelo de afiliación consiste en recurrir a terceros para que promocionen los productos o servicios a cambio de una comisión. El afiliado coloca enlaces para referir al cliente a la otra tienda, en la que se cierra la venta. Por ejemplo, la afiliación con Amazón es bastante frecuente.

Las ventajas de este tipo de comercio

  • Con una tienda en línea, estarás automáticamente accesible desde todo el mundo (aunque siempre tendrás que tener en cuenta a qué países puedes hacer envíos y a cuáles no). En cambio, las tiendas físicas tienen siempre un rango de alcance limitado por definición.
  • El costo al montar una tienda en línea tiene un costo muy bajo, sobre todo comparado con alquilar o comprar un local. Esto hace que las barreras de entrada sean mucho menores y que se puedan conseguir mejores márgenes que con una tienda tradicional.
  • La inmensa mayoría de las tiendas físicas están limitadas por un horario de apertura y cierre, y cuanto más tiempo estén abiertas, mayores serán los costes de personal. En cambio, los ecommerce nunca cierran.
  • No hay límites a las personas que pueden “entrar” en tu ecommerce a la vez (siempre y cuando hayas contratado un buen servidor, claro), lo que permite que tu negocio pueda crecer.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *