fbpx

Para poder enumerar las características de un buen líder, es necesario saber en qué consiste el liderazgo. Es importante ser consciente de que líder no es sinónimo de jefe, por lo que estar por encima de una persona o un grupo de personas en la jerarquía empresarial no convierte a nadie en un líder, y mucho menos en un buen líder. Liderar va mucho más allá de mandar o de tener poder sobre el resto.

¿En qué consiste el liderazgo?

Existen múltiples definiciones para el liderazgo, así como diversas visiones sobre el mismo. Algunos autores lo consideran un rasgo o característica de la personalidad, otros una habilidad técnica, una competencia, un comportamiento, una relación o incluso un proceso de influencia. Por ejemplo, Daniel Goleman, psicólogo, periodista y escritor estadounidense, define el liderazgo como “mandar con corazón”. Por otro lado, Peter G. Northouse lo entiende como “un proceso mediante el cual un individuo influye a un grupo de personas con el fin de alcanzar una meta común”.

Cualidades de un buen líder

En definitiva, ser líder es mucho más que tener la capacidad de mandar. Liderar está relacionado con inspirar confianza, ser capaces de motivar al equipo, generar compromiso y promover un buen clima. Diversos investigadores coinciden con las características esenciales para un liderazgo eficaz. Las cuales a continuación te presentamos:

Inteligencia

Los líderes inteligentes están bien informados, perceptivos respecto al entorno y a las personas y entienden el trabajo a desarrollar. Todos podemos desarrollar nuestras capacidades, entre las que se encuentran las habilidades de comunicación y lingüísticas, de razonamiento, etc.

Confianza

La confianza y seguridad en uno mismo son fundamentales para un líder. Debemos tener una actitud positiva respecto a nuestras propias habilidades y capacidad de tener éxito en lo que hacemos. Confiar en que podemos desarrollar las funciones y conseguir las metas marcadas. La confianza también es un ámbito que se puede trabajar, comenzando por analizar lo que se nos exige y se espera de nosotros y después practicando en situaciones que impliquen liderazgo.

Carisma

El carisma hace referencia al magnetismo y encanto especial de algunas personas, a su atractivo. En lo que respecta a esta cualidad, tenemos múltiples ejemplos a seguir. Es un hecho que no todo el mundo tiene la misma labia, pero en caso de que no seamos una de esas personas, tenemos otras alternativas. Las cuales pueden ser:

  •  Actuar como modelos a seguir respecto a los valores que queramos que nuestros seguidores adapten.
  • Demostrar nuestra competencia.
  • Articular objetivos claros y valores fuertes. 
  • Servir de inspiración para otros.

Determinación

La determinación es una firme decisión de cumplir con el trabajo. Los líderes eficaces saben hacia dónde van y cómo llegar allí. Las personas con determinación están dispuestas a mantenerse firmes, son proactivas y tienen la capacidad de ser perseverantes ante los obstáculos.

Sociabilidad

La capacidad de establecer una relación social agradable es muy importante en un líder. Un líder sociable es amable, extrovertido, cortés, discreto y diplomático. Tiene alta capacidad de relación interpersonal y ayuda a crear una relación cooperativa, aportando energía positiva al entorno. La sociabilidad es contagiosa y ayuda a las personas a convertirse en líderes.

Integridad

Tal vez esta sea la más importante de las características; si se cuestiona, no hay liderazgo. Un líder íntegro es honesto, confiable, tiene unos principios fuertes y toma responsabilidades. Asimismo, inspira confianza, actúa con lealtad y es transparente y auténtico.  

Iniciativa

Esta cualidad es esencial para ser un buen líder. Tirar del carro y proponer cosas distintas marcan la diferencia. Hacerlo y que los demás se den cuenta de que se ha hecho, también. El líder asume y escucha las reivindicaciones de su equipo. Desarrolla la capacidad de asignar un salario emocional no solo basado en el beneficio económico, sino también en velar por las condiciones laborales de sus empleados.

Comprender tu entorno

Los expertos en coaching asegura que un líder debe saber descubrir las capacidades de cada uno de los miembros del equipo, entender que “todos los seres humanos son diferentes y mostrar sensibilidad con los mismos. Empatizar es por tanto una cualidad indispensable para el líder, que debe además de mantener la sobriedad y recatarse en la ostentación. No porque cuelguen un letrero brillante de un despacho, es necesario alardear de ello ni olvidarte de que en algún momento tú también comenzaste desde abajo y te molestaron ciertas actitudes.

Esfuerzo

Uno tiene que ser lo suficientemente pasional como para seguir adelante y dedicar mucho esfuerzo al proyecto. Manejar las adversidades con cabeza y no dejarse llevar por el pesimismo. El esfuerzo debe estar por encima de todo lo demás, y esto incluye una exhaustiva organización personal: aprender a priorizar y primar lo importante, antes que lo urgente. Optimizar la metodología de trabajo es una gran idea cuando se trata de favorecer la eficacia.

Optimismo

La mayoría de expertos  destacan que ser optimista es una de las principales características de un buen líder y emprendedores y un gran apoyo para lograr el éxito.Esa motivación y capacidad para pensar que “todo va a salir bien” se traslada con la misma buena energía a todo el equipo de trabajo.

 De tal manera que tener un líder en un equipo de trabajo, es un gran acierto. Te has puesto a pensar si en tu empresa, ¿tienes buenos líderes? ¿Qué característica te parece que es la más importante que deben poseer los líderes? ¿Descubriste si hay alguna área de oportunidad? ¡Esperamos tus comentarios!


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *