fbpx

Para poder explicar bien el poder que tienen las emociones en marketing digital, debemos ir paso a paso.  Las emociones son el motor que mueve la sociedad, las que humanizan al propio ser humano. Se pueden notar ya desde las pinturas rupestres, en las cuales nuestros antepasados, a manera de stories de Instagram, relataban los sucesos más importantes de su vida. Pero vayamos al grano. ¿Las emociones sirven para la publicidad? ¡Claro que sí! ¡Vamos a ver!

Las teorías de las emociones

Aristóteles fue el primero en estudiar las emociones. Pero por supuesto que las emociones surgieron con los seres humanos. Es más, tal vez si tienes una mascota, te puedes percatar si está feliz, deprimida o triste. Y es que las emociones están implícitas en la naturaleza de los seres vivos. Pero como no somos veterinarios, hay que centrarse en lo que nos compete.

Aristóteles nombró 14 emociones, llamadas 14 emociones irreductibles: el miedo, la bondad, la amistad, la confianza, la vergüenza, la desvergüenza, el desprecio, la envidia, la calma, la emulación, la compasión, la enemistad, la ira y la tristeza.

Años más tarde Darwin, escribió en 1872 “La expresión de las emociones en el hombre y en los animales”. Libro que despertó inquietudes más allá de los estudios, y donde sugería que las expresiones y gesticulaciones faciales eran factores que influían en la evolución de las especies.

Ya en nuestro tiempo, una de las teorías más destacadas es la de Robert Plutchik. En 1980 nos habla su Teoría de las Ruedas de las Emociones, conformada por ocho emociones básicas. La tristeza, alegría, anticipación, confianza, miedo, ira, aversión o el asco y la sorpresa. Según Plutchik, ésta se parece a la del color, la rueda de color donde los primarios se mezclan o compaginan para crear los secundarios, y de ahí los complementarios. Así pues, nos sirve la comparativa para entender que dichas emociones básicas se combinan para crear una gran diversidad de sentimientos, y donde la conducta de los individuos se ve reflejada. Os dejo la famosa Rueda de las Emociones de Robert Plutchik.

emociones en el marketing digital

En fin, sea cual sea la teoría de las emociones somos la suma de todas ellas, de nuestras sensaciones y de los sentimientos que abarcamos y vivimos en base a nuestras experiencias, incluso de nuestras reacciones. Estas son las que nos identifican, las que nos hacen ser quienes somos en cada momento de nuestra existencia. Influenciadas, obviamente, por nuestro entorno diario, tanto el exterior como en el interior personal. Conocer con exactitud la cantidad de emociones y reacciones que se generan en nuestro cerebro es ir más allá de la neurociencia.

Las emociones en el marketing digital

¿Sabías que el 95% de las decisiones de compra se hacen desde el ámbito emocional? De ahí la importancia de usar las emociones en marketing digital. Y es que dejando a un lado los problemas y necesidades que pueda resolver un determinado producto, la marca abarca muchos más aspectos. Y muchos de ellos son intangibles.

Apelar a las emociones en marketing digital como estrategia para influir en la percepción de los consumidores sobre tu marca es una de las tareas más complicadas. Para llegar a algo tan personal hay que conocer muy bien al público objetivo en cuestión.

Eso sí, en caso de llegar al corazón de los usuarios, conseguirás reforzar el engagement como nunca antes lo habías hecho. Claro está que el proceso de compra comienza por la necesidad de hacerse con productos y servicios que cubran las necesidades básicas.

Por ello, el usuario comenzará su selección por ahí. Pero, ¿se puede influir en este proceso con estrategias que causen emociones en marketing digital? La respuesta es sí. Si consigues crear buenas estrategias de marketing emocional lograrás una gran ventaja frente a otras estrategias de tu competencia.

El Marketing Emocional debe lograr que el usuario, consumidor o cliente, termine sintiendo la marca como algo propio para que sienta, además, que forma parte de ésta. Si la marca logra esto, conseguirá que el usuario contribuya a hacerla crecer y evolucionar.

Es conveniente destacar cuatro aspectos importantes:

  • El vínculo afectivo entre la marca y el consumidor. En primer lugar si la marca satisface las necesidades del consumidor, éste se siente satisfecho. No solo por el producto porque cubre sus necesidades, sino por las emociones y sensaciones que éste le produce. Además del trato de la marca hacia ese consumidor.
  • Experiencias, sensaciones y emociones.  En una vida cada día más digitalizada, donde la sociedad cada día está más estresada y saturada, pretendemos las personas es que nuestras marcas nos hagan vivir experiencias con sus productos. Recuerdo mucho a alguien que compró unos cubiertos. Cada vez que comía con ellos, recordaba, la marca y cómo había recibido el productos. Dentro de una caja super cuidada, venía el estuche, cada pieza con una bolsita de tela y un olor delicioso. A esta persona, le encantaron sus cubiertos, pero todo lo que le hacían sentir desde el momento que los recibió. Esto fue lo que la fidelizó a la marca. Y siendo el consumidor final, pero a las personas que invitaba a casa y contaba su experiencia, se convirtieron en consumidores potenciales a través de esta experiencia. Las experiencias hacen que vivamos sensaciones y sentimos emociones.
  • LOVEMARK. Coca-Cola, Apple, Adidas, Starsbucks y un sinfín de marcas del mercado se han convertido en las Lovemark de alguien. De millones de personas traducidas en consumidores que compran sus productos. Una Lovemark debe ENAMORAR. Y de quien te enamoras te satisface.
  •  El Marketing Emocional no sería nada sin el Marketing de Contenidos, que nos ayuda a entender qué quieren nuestros usuarios, nuestro público objetivo. Nos ayuda, además, a saber cómo debemos mostrárselo, en qué formato, a través de qué plataformas, en qué dosis, y cuántos mismos y caricias metafóricas necesita el usuario para que nuestro contenido le resulte interesante. Debemos aprender a cubrir las necesidades de nuestro público.

Pues de esta manera te hemos presentado cómo las emociones impactan en el marketing digital. Las emociones son el fundamento de la vida y no hay que olvidarlas NUNCA…


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *