fbpx

Por si no lo sabes, el neuromarketing es la aplicación de las técnicas de la neurociencia al marketing. Conocer y comprender los niveles de atención que muestran las personas a diferentes estímulos, es su principal objetivo. Así se explica el comportamiento de las personas desde la base de su actividad neuronal.

¿Cómo usamos el neuromarketing?

Hoy en día, las personas somos bombardeadas por publicidad de muchas formas y cada vez es más intrusiva y algunas veces poco sutil. Tal cantidad de publicidad, en ocasiones no realiza su función y al final, el deseado objeto que se quería vender, se queda en la estantería. El neuromarketing funciona para entender lo que quieren las personas.

Averigua a qué estímulos se les presta más atención y cuales no influyen directamente en el comportamiento de la persona. Se trata de comprender más y mejor a las personas, no de manipular su cerebro

Técnicas que nos arrojan resultados de una manera instantánea

Estas técnicas buscan el refuerzo medible y cuantitativo para poder alejarse de la subjetividad personal. En una situación de compra aunque parece que no, las decisiones inconscientes tienen un peso mayor que las conscientes.

Aunque las personas no tenemos un comportamiento determinado por los estímulos exteriores, sí estamos condicionados por las situaciones en las que vivimos.

El neuromarketing se ha especializado en identificar dichos estímulos, para ser estudiados y analizados para posteriormente incluirlos en sus piezas o estrategias publicitarias. La publicidad en la actualidad pretende mover emociones y sentimientos y que estos, originen las ventas

Ese conocimiento exhaustivo y profundo, terminará en productos hechos a medida, hablando en términos generales. Dando origen a que la segmentación sea mucho mayor y los estímulos mucho más sutiles.

Mitos y verdades

Hay muchos mitos alrededor del neuromarketing a causa de un desconocimiento de la materia. Por ejemplo asumir que en el cerebro humano se toman decisiones de un modo único, como causa-efecto de un estímulo. Lo que puede llevar a ver que solo unos pocos puedan estar en posesión de esos conocimiento. Para desmentir esto podemos decir que el marketing a lo largo de toda su historia lleva utilizando diferentes técnicas de investigación para saber cómo actuar de un modo más eficaz.

Esto desde siempre se ha aplicado en los supermercados, los cuales tienen estudiadas las horas en las que hay que poner un tipo de música, la colocación de los productos, la temperatura, etc.

Todo esto es fruto de la investigación de mercado de la cual se puede extraer la información necesaria para crear ese tipo de estímulos, pretendiendo influir en la conducta. Estímulos de los cuales nadie se libra.

Para procurar que no haya abusos, se ha creado el código ético de la NMSBA  el cual especifica cuáles son los usos que se pueden dar a la neurociencia dentro del ámbito del marketing y la publicidad.

En BIBU usamos el neuromarketing, como una herramienta más dentro del marketing, para que nos lleve por el camino adecuado hasta conseguir nuestros objetivos.


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *