fbpx

Con la pandemia que hemos vivido este año, nos hemos visto obligados a hacer el famoso Home Office. También es conocido como teletrabajoy se basa en la flexibilidad de las empresas a la hora de establecer horarios y determinar los espacios de trabajo. Dicho planteamiento ofrece múltiples ventajas a los empleados y cada vez queda más demostrado que favorece el aumento de su productividad.

Ha pasado de ser una modalidad de trabajo minoritaria en las empresas a ser una modalidad adoptada por casi la mitad de las compañías. En este artículo te decimos las ventajas de trabajar desde casa.

Las ventajas del Home Office

La posibilidad de trabajar en casa o en cualquier lugar distinto al escritorio de una oficina es una tendencia creciente que aporta beneficios de sustentabilidad tanto para las empresas como para los profesionales. Las nuevas tecnologías permiten estar lejos, pero, a la vez, muy cerca a través de espacios virtuales de encuentro. Se puede disponer de almacenes de información, archivos y contenidos en la nube, así como de conexiones permanentes que permiten conversaciones instantáneas o la realización de videoconferencias desde cualquier emplazamiento del planeta.

Este intercambio fluido de ideas y comunicaciones de todo tipo a través de las redes permite reservar el trabajo presencial para reuniones y tareas que requieran más calidad y las ventajas del contacto humano.

Paralelamente, por parte de los trabajadores, se incrementa la autonomía. Las personas pueden encauzar los flujos de trabajo según el horario que les apetezca o les permita conciliar la vida laboral con el cuidado de la familia. De esta manera se evitan gastos de transporte, de guarderías, etc. Generalmente, todas estas ventajas repercuten en un aumento de la satisfacción de los empleados yen el incremento de su productividad.

Los beneficios del home office

Este tipo de trabajo cada vez es más eficiente, por lo que te vamos a destacar las ventajas que tienen.

Aumentar la responsabilidad individual

La libertad de actuación implica, organización y gestión del tiempo, así como la difícil tarea de separar la vida personal de la profesional. Los trabajadores tienen unas metas concretas y claras, además de un reporte constante acerca de las expectativas y plazos de entrega. Trabajar desde casa exige autodisciplina y una rutina de trabajo estipulada, estructurada y persistente, lo que termina significando un rendimiento superior.

Facilitar la valoración del trabajo

Ejecutar las tareas asignadas y cubrir ciertas responsabilidades a distancia facilita enormemente la evaluación del trabajo. Focalizar la actividad basándose en los resultados ayuda a tener una visión más objetiva del proceso. Se valora exclusivamente la calidad del trabajo y los resultados conseguidos, más allá de la presencia en el lugar de trabajo y las rutinas productivas.

Evitar perder tiempo en la carretera.

El no tener la necesidad de desplazarse y poder evitar el tráfico y el gasto en gasolina.

El Home Office incrementa la calidad de vida

Uno de los principales inconvenientes para muchos trabajadores es el tradicional horario de oficina, que puede impedir llevar a cabo tareas esenciales como ir al banco o acudir al médico. Además el estrés que produce el llegar tarde también se elimina con esta modalidad

Las jornadas partidas de mañana y tarde acaban transformándose en periodos de doce o catorce horas fuera de casa. Un estudio de la Universidad de Stanford proyectó que los empleados que trabajan desde su casa son unos 13% más productivos comparados con aquellos que siguen acudiendo al puesto de trabajo.

No hay que olvidar que las generaciones más jóvenes exigen cada vez más flexibilidad de horarios, lo que se consigue perfectamente trabajando desde casa.

Se ahorra en costos de una oficina

De la misma manera es beneficioso para las empresas. Ya que consiguen reducir sus gastos de infraestructura y ahorran energía. Además, disminuyen enormemente los costes corrientes de suministros inherentes a la actividad en una oficina.Un ejemplo muy claro es que comparte la compañía IBM que logró ahorrar alrededor de 100 millones de dólares anuales en tentempiés desde que empezó su programa de trabajo a distancia y, a raíz de la crisis del COVID-19. Es por ello que son muchas las empresas que se están planteando trasladar sus oficinas.


Otra de las grandes ventajas es que las empresas pueden contratar a los mejores sin que importe donde estén. Este aspecto amplía enormemente las posibilidades de seleccionar los perfiles más idóneos sin importar donde residen.

Aprovechar al máximo la tecnología

Trabajar desde casa implica estar familiarizado al máximo con las últimas tecnologías. El manejo tecnológico se ha convertido en indispensable para cualquier empleo. Un informe elaborado por WorkMeter sostiene que más del 75% del tiempo de trabajo se dedica al uso de herramientas tecnológicas que han supuesto un gran avance en la gestión de las empresas y sus flujos productivos.

Los teléfonos inteligentes y el uso generalizado de Internet significan que, probablemente, el próximo escenario sea la desaparición de la oficina como concepto físico. Las oficinas del futuro serán móviles y, por este motivo, es necesario comprender las dinámicas de las videoconferencias, acostumbrarse a trabajar en espacios virtuales y archivos compartidos y entender la cultura del correo electrónico para no perder el contacto permanente entre los diferentes equipos de trabajo. Herramientas como Teams, Slack, Asana, Trello o Google Drive facilitan mucho la administración grupal y colectiva a distancia.

Flexibilizar el horario y adecuarlo a nuestro ritmo

La flexibilización de la jornada laboral para adecuarla al ritmo de vida particular favorece la concentración y la perspectiva. Poder trabajar en un ambiente agradable y tranquilo facilita la realización de las tareas, lejos de las distracciones, los ambientes desmotivadores y las preocupaciones de la oficina.
Esta dinámica reduce el estrés y mejora la calidad de vida. Con el home office, los trabajadores tienen total flexibilidad para completar las tareas en horas alternativas, compatibles con su propio ritmo biológico y sus rutinas.

Agrandar la lealtad de los empleados

A pesar de todos los beneficios, el home office aún no es un modelo generalizado. El hecho de tenerlo como un valor propio conlleva, ahora mismo, que los trabajadores se sientan comprometidos con la cultura corporativa de la organización. Poder trabajar desde casa es un lujo novedoso que conduce a la felicidad de los trabajadores y propicia que quieran permanecer en la empresa y desarrollar allí su carrera profesional.

Reducir bajas y absentismo

El último gran beneficio del trabajo desde casa es la reducción del absentismo laboral ya que se disminuye el nivel de estrés, se incrementa el grado de satisfacción de los empleados y se refuerza su compromiso con la organización. Por otra parte, la flexibilidad horaria permite a los empleados cargar las pilas y pasar más tiempo con sus familias, por lo que disminuye su necesidad de pedir bajas o anhelar las vacaciones.

Nos gustaría conocer que opinas tú del Home Office y qué otras ventajas le ves. Para nosotros es una excelente manera de trabajar.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *